La DGT confirma que los intereses de demora abonados por la AEAT no están sujetos a IRPF

por | Jul 27, 2022

La Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) ha confirmado lo que ya estableció la Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Supremo en una sentencia de diciembre de 2020: los intereses de demora abonados por la AEAT en una devolución de ingresos indebidos no tributan en IRPF y, por lo tanto, no deben estar incluidos en la Declaración de la Renta. Así lo ha establecido la Dirección General de Tributos en una reciente Consulta Vinculante con fecha de 27 de mayo de 2022.

Así, la DGT puntualiza que los intereses de demora abonados por la AEAT por una devolución de ingresos indebidos no tributan en IRPF y por lo tanto no existe obligación para los contribuyentes de declarar estos importes.

De este modo, se rompe el criterio hasta ahora seguido por la AEAT que exigía a los contribuyentes abonar el IRPF correspondiente a los intereses de demora cobrados. La postura de la AEAT era que esos intereses debían integrarse como ganancias patrimoniales en la base imponible del ahorro y ser gravados. Así figuraba incluso en la información tributaria facilitada por el fisco a los ciudadanos en las campañas de la Declaración de la Renta.

Ahora, tras la sentencia del Tribunal Supremo de 2022, la AEAT cambia de postura confirmado lo ya establecido por el Alto Tribunal reconociendo que  «los intereses indemnizatorios tienen como finalidad resarcir al acreedor por los daños y perjuicios derivados del incumplimiento de una obligación o el retraso en su correcto cumplimiento». Asimismo, considera que «estos intereses, debido a su carácter indemnizatorio, no pueden calificarse como rendimientos del capital mobiliario, lo que nos lleva al ámbito de las ganancias patrimoniales».

Recordemos que, en la sentencia de diciembre de 2020, el Supremo estableció que estos intereses no deben considerarse rentas del trabajo, capital mobiliario o inmobiliario, un rendimiento de actividades económicas ni, desde luego, una ganancia patrimonial. Así, puntualiza que “cuando se devuelven al contribuyente unos intereses soportados por el mismo indebidamente, compensándolos, no existe tal ganancia patrimonial, sino que se produce un reequilibrio, anulando la pérdida antes sufrida”. En este sentido, el Alto Tribunal dijo que, no es que estos intereses estén exentos de tributar, sino simplemente que no están sujetos al IRPF. Además, considera que, gravarlos frustraría su objetivo, al menos parcialmente, tanto para evitar que la administración termine beneficiándose de una actuación contraria a derecho como cuando la corrección es fruto de una rectificación por parte del obligado tributario.

¿Pueden reclamar los contribuyentes que han tenido que abonar el IRPF de los intereses de demora?

Esta sentencia abrió la posibilidad a que los contribuyentes que sí habían tributado en IRPF respecto de los intereses de demora abonados por la AEAT, podían reclamar la devolución de esas cantidades.

Además, si los contribuyentes reclamaban, la AEAT debía compensarles con intereses de demora por el tiempo que se retrasaran en abonar esos importes indebidamente cobrados. Recordemos que la AEAT abona un 3,75% por cada año de retraso, o la proporción correspondiente al número de días (para 100 euros de deuda, supondría cerca de un céntimo por cada día de retraso).

 

Ruth Muñoz Cruz

Directora Comunicación Corporativa y Marketing Online
ruth.munoz@gefiscal.es