El Ejecutivo aprueba la nueva Ley de Startups

por | Dic 13, 2021

E l Consejo de Ministros del pasado viernes dio luz verde al Proyecto de Ley de Fomento del ecosistema de las empresas emergentes, más conocida como la nueva Ley de Startups, dirigida a mejorar la demografía empresarial y el clima de negocios, aumentar el tamaño de las empresas, impulsar el emprendimiento y reforzar el incipiente ecosistema de empresas emergentes de carácter innovador, especialmente en la nueva economía digital y que podría situar a España, según palabras de Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, entre los países más atractivos para la creación de startups.

La nueva Ley de Startups, que estaba incluida dentro de los compromisos contenidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado a la Comisión Europea, crea un marco regulatorio específico para este tipo de empresas que son la base de la nueva economía digital y que, en los últimos años han sido las encargadas de crear puestos de trabajo altamente cualificados y que cuentan con grandes perspectivas de crecimiento, siempre y cuando consigan superar las principales barreras con las que se encuentran: falta de financiación y capacidad para captar y retener el talento. Precisamente, para superar esos impedimentos nacería la nueva Ley de Startups.

¿A quién va dirigida la nueva Ley de Startups?

La nueva Ley de Startups va dirigida a empresas que deben tener carácter innovador, de nueva creación o con una antigüedad de hasta cinco años o hasta siete años si son empresas de biotecnología, energía e industriales, con sede social, establecimiento permanente y la mayoría del empleo en España, que no hayan distribuido dividendos y no sean cotizadas y, por último, con ingresos de hasta 5 millones de euros. 

Qué medidas contempla la nueva Ley de Startups

El Proyecto de la Ley de Startups contempla un paquete de medidas para fomentar la creación e impulso de Startups en España mediante beneficios fiscales y reducción de los trámites a la hora de constituir una Startup. 

En lo que se refiere a beneficios fiscales se reduce el tipo impositivo en el Impuesto sobre Sociedades del 25% al 15% en los cuatro primeros ejercicios desde que la base imponible sea positiva; se reduce el tipo impositivo en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes; se permite el aplazamiento de la deuda tributaria sin garantías ni intereses de demora por un periodo de 12 y 6 meses respectivamente; se elimina la obligación de efectuar pagos fraccionados en los dos años posteriores a aquel en el que la base imponible sea positiva; se eleva la base máxima de deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación de 60.000 a 100.000 euros anuales, beneficio al que podrán acogerse inversiones y los propios emprendedores con un tipo de deducción que pasa del 30% al 50% y en cuanto a la tributación del carried interest (comisión a éxito de las gestoras de capital riesgo) la exención será de hasta 50%, aunque se mantiene su tributación como rendimientos del trabajo y no como rentas del capital mobiliario en el IRPF.

En el caso de los trabajadores, verán mejorado el tratamiento de las formas de remuneración basadas en opciones sobre acciones de la propia compañía o stock options, elevándose la exención fiscal de 12.000 a 50.000 euros anuales y se retrasa su tributación al momento en que se hagan líquidas ya sea por la venta de las acciones o por la salida a la bolsa de la empresa y se elimina la doble cotización a la Seguridad Social durante 3 años para aquellos emprendedores que mantengan simultáneamente un empleo por cuenta ajena. Por último, para atraer a los denominados nómadas digitales se establece un procedimiento más ágil para que obtengan el visado y la residencia, así como un régimen tributario especial. Se incluye en esta medida a los españoles que hayan sido no residentes en España durante al menos 5 años.

Por otro lado, en línea con lo establecido en la Ley Crea y Crece, cuyo Proyecto de Ley se aprobó también la pasada semana, se reduce la carga burocrática y administrativa para constituir una Startup, facilitándose los trámites para su creación con la eliminación de los aranceles notariales y registrales cuando se trate de empresas que se creen acogiéndose a los estatutos tipo y por vía electrónica. Asimismo, la constitución de una empresa será posible mediante un Documento Único Electrónico y la inscripción en el Registro Mercantil se hará en 6 horas, siempre que se utilizan los estatutos tipo, y en 5 días hábiles en el resto de casos. También se elimina el requisito de obtener el número de identificación de extranjero para los inversores no residentes y, durante los 3 primeros años, se exime a la startup de la causa de disolución por pérdidas relacionadas o que generen un desequilibrio patrimonial.

La Empresa Nacional de Innovación SA (ENISA), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo será la encargada de la acreditación de las empresas como Startups para que puedan acceder a los beneficios establecidos por la Ley, y habrá Puntos de Atención al Emprendedor (PAE) y una Oficina nacional de Emprendimiento que funcionarán como portales o ventanillas de información y acceso a las ayudas públicas.

Cuándo entrará en vigor la nueva Ley de Startups

Una vez aprobado el Proyecto de Ley de Startups, este texto deberá ser aprobado por el Congreso de los Diputados y el Senado para su completa entrada en vigor que, previsiblemente tendrá lugar durante el primer semestre de 2022.

 

Ruth Muñoz Cruz

Directora Comunicación Corporativa y Marketing Online
ruth.munoz@gefiscal.es