Desde el pasado día 1 de enero de 2021 el Reino Unido ha dejado de ser miembro de la Unión Europea, con las consecuencias que ello conlleva. Además de los problemas de desabastecimiento y de inmigración, hay que reseñar las repercusiones para ciudadanos y empresas, sobre todo, los cambios en materia fiscal y aduanera. Dichos cambios ya se están aplicando y afectan tanto al IVA y IRPF, como al Impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR) e Impuesto de Sociedades (IS).

Implicaciones tributarias con respecto al IVA y los impuestos especiales
Gran Bretaña pasa a ser considerado país tercero no miembro y las operaciones realizadas han pasado a ser importaciones o exportaciones. Por tanto, no tienen que ser declaras en el MODELO 349, a excepción de las operaciones con Irlanda del Norte que siguen teniendo la consideración de operación intracomunitaria. Esto conlleva, en las importaciones, la liquidación del IVA en aduana a través de DUA y, en su caso, el arancel; las exportaciones, por su parte, están exentas de IVA y en las ventas a particulares británicos, las empresas españolas no deben repercutirlo.

Implicaciones tributarias en el IRPF
La Ley de este impuesto establece que si el contribuyente cambia de residencia a otro estado todas las rentas pendientes de imputación se integrarán en la base imponible del último período impositivo que deba declararse por IRPF. Al haberse retirado el Reino Unido de la Unión Europea con efectos desde el 1 de febrero de 2020, y tras la finalización el 31 de diciembre de 2020 del período transitorio, el traslado a dicho país no permitirá optar por presentar, a medida en que se vayan obteniendo cada una de las rentas pendientes de imputación, una autoliquidación complementaria del ejercicio en que cambio su residencia sin sanción, intereses de demora ni recargo alguno.

No se integran las pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones patrimoniales de valores cotizados en Gran Bretaña, seguidas de una reinversión de los mismos durante el año siguiente a la transmisión, quedando sin efecto el plazo de dos meses para ello. Asimismo, no se podrá aplicar la norma de valoración referente a la retribución en especie derivada de contribuciones satisfechas por promotores a fondos de pensiones en Reino Unido ni aplicarse reducción alguna por aportación a los mismos.

El gravamen especial del 20% a los premios de las loterías, apuestas y sorteos organizados por organismos públicos o entidades establecidas en otros Estados miembros de la UE o del EEE y que persigan objetivos idénticos a los de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado, ONCE y Cruz Roja, no se aplica a los organizados por entidades equivalentes residentes en el Reino Unido, tributando estos premios como ganancias de patrimonio según las reglas generales del Impuesto (es decir, sin exención, y aplicando la escala general de gravamen).

En los casos que sea aplicable el exit tax, que grava las ganancias patrimoniales latentes en acciones o participaciones en cualquier tipo de entidad de determinados contribuyentes del IRPF, los ciudadanos que dejan de ser considerados residentes fiscales en España, cuando dicho cambio sea a Reino Unido, no podrá aplicarse el tratamiento especial para los traslados de residencia a otro estado miembro de la UE o del EEE.

Implicaciones tributarias en el Impuesto de Sociedades (IS) IRF
Cuando el cesionario de dichos activos no resida en un país o territorio de nula tributación o calificado como paraíso fiscal, la exención en determinadas rentas derivadas de dividendos y activos intangibles,  salvo que esté situado en un Estado miembro de la UE y el contribuyente acredite que la operativa responde a motivos económicos válidos y que realice actividades económicas, deja de aplicarse cuando los cesionarios sean residentes en Reino Unido. En esos casos, entra en aplicación el Convenio bilateral entre Reino Unido y España para evitar la doble imposición internacional. No podrá aplazarse el IS por las empresas españolas trasladadas a Reino Unido cuando se transfieran elementos patrimoniales de España a este país derivado de un cambio de residencia.

Se produce la perdida de la deducibilidad de ciertos gastos y algunos beneficios fiscales como la realización de contribuciones a fondos de pensiones de empleo del Reino Unido. Los gastos asumidos por entidades españolas sujetas al IS en actividades de I+D e innovación tecnológica en el Reino Unido, no computarán para el cálculo de la base de deducción de este impuesto. Tampoco se podrá acceder a la deducción por producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo con autores, actores o personal creativo de carácter técnico con nacionalidad o residencia británica.

Las Agrupaciones Europeas de Interés Económico formadas por empresas españolas y británicas ya no son consideradas como tales y no se les aplica  el régimen fiscal de imputación de rentas a los socios.
No se puede aplicar el Régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social, en los cambios de domicilio a Reino Unido, perdiendo el diferimiento de tributación de las rentas latentes en los elementos patrimoniales transmitidos como consecuencia de la realización de dichas operaciones.

No será de aplicación el régimen de transparencia fiscal a Estados miembros que perdió su validez para empresas participadas en el Reino Unido, estando las rentas obtenidas por la entidad domiciliada en territorio británico sujetas al régimen de imputación en sede del socio español.

Implicaciones tributarias en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR)
Las rentas obtenidas en España por un no residente de Reino Unido tributarán de conformidad con las disposiciones específicas recogidas en la normativa española para no residentes (IRNR). No obstante, habrá que tener muy presente el convenio bilateral entre Reino Unido y España para evitar la doble imposición. Dicho convenio se aplica con prioridad sobre la normativa interna española.

Existen rentas, hasta ahora exentas, que han dejado de serlo por nuestra normativa interna, al perder Reino Unido la condición de Estado miembro de la UE. Por ello, a falta de lo que diga el Convenio de doble imposición entre España y Reino Unido para cada caso concreto, estarán sometidas a tributación:

  • Los intereses y ganancias patrimoniales derivadas de bienes muebles.
  • Los beneficios distribuidos por las sociedades filiales residentes en España a sus sociedades matrices en Reino Unido.
  • Los cánones, intereses y ganancias patrimoniales derivadas de bienes muebles.
  • Los beneficios distribuidos por las sociedades filiales residentes en España a sus sociedades matrices en Reino Unido.
  • Los cánones entre sociedades asociadas.
  • Se perderá la exención por reinversión en vivienda habitual.

Asimismo, nuestra normativa no permite deducir los gastos considerados como deducibles ni en IRPF ni en Sociedades a no residentes en terceros países, pero sí a aquellos situados en la UE. Por ello, se tributará, a partir de ahora, por sus rendimientos brutos y no netos, viéndose además incrementado su gravamen del 19% al 24%. Entre estas rentas podemos citar los rendimientos de trabajo, rendimientos de inmuebles (por alquiler) o la renta imputable de bienes inmuebles (cuando el inmueble no está alquilado). Destacar en este sentido que, en cuanto a la tributación de aquellos ciudadanos británicos con inmuebles en España, es de destacar que no es posible aplicar la deducción por arrendamiento de vivienda del 60%, a diferencia de los no residentes comunitarios.

Enrique Olea
Asesor Grupo Gefiscal ETL Global

error: